3ra                                                                                                                       (Segunda parte)

-Continuamos con este interesante tema del por qué los católicos no debemos utilizar cantos protestantes en nuestras celebraciones litúrgicas; tema que toma una relevancia vital al ser cada día más los coros y grupos parroquiales quienes utilizan dichos cantos basados en criterios de gusto, aún por aquellos que deberían cuidar el no utilizarlos como son los encargados del ministerio del canto y aún los mismos sacerdotes.

En nuestra fe sabemos que una misa sin cantos no pierde su valor salvífico; como ejemplo están las misas que realizara el Padre Pío, que eran totalmente silenciosas, pero los fieles salían llenos de Dios. Ciertamente el canto ayuda, cuando es ejecutado y preparado correctamente a vivir más plena, profunda y consiente el misterio que se celebra. En cambio con la mayoría de las iglesias cristianas no católicas, un culto de predicación sin música al perder la Eucaristía, la presencia real de Cristo y dejar solamente la Palabra, debe llenarse con una experiencia que toque los sentidos y lo que más se acerca a dicha experiencia del espíritu es la música.

Para los católicos la música está al servicio de la celebración litúrgica, el centro de todo es la liturgia, NO la música. Para el protestante la música en sí misma les da salvación, ellos no apuntan a la Eucaristía porque no creen en ella. Ellos han buscado llevar a la gente a una experiencia que de verdad sientan a Dios, pero con todo su esfuerzo nunca lograrán reducir la importancia que tiene la Eucaristía. Por lo tanto es muy poco coherente que al recibir el Cuerpo de Cristo escuchemos cantos protestantes para sentir más la presencia de Dios en nuestras vidas, cuando ellos ni siquiera creen en su presencia real; lo mismo pasa en asambleas de Adoración Eucarística cuando se emplean estos cantos, ¡vaya contradicción!. La Eucaristía por si sola es el camino para sentirnos alimentados y satisfechos, y en vez de buscar cantos para reflexionar no católicos, debemos buscar cantos hechos exprofeso para la comunión, compuestos por católicos que también consideran la Eucaristía el verdadero pan del cielo y que es en donde Jesús está salvándonos de verdad.

¿Por qué el canto tiene que ser católico y no protestante?

Fácil, porque cualquier tipo de canción o canto religioso o sacro que lleve “letra” siempre llevará la huella de la fe de quien la compuso. En el caso de los cantos protestantes es igual. No podemos separar la “teología” o creencias de los hermanos separados de la letra de sus cantos. El católico al cantar las alabanzas protestantes adquiere sus “frases” e “ideas”. Debemos recalcar que un canto que no sea Católico no debería tener un impacto en un feligrés ya que no está elaborado en la doctrina Católica, ni fue hecho por la fe que profesamos, puede ser muy atrayente con ritmos que nos gusten, voces melodiosas, producciones espectaculares; pero para lo que vivimos consiente y plenamente nuestra fe como Católicos esos elementos insustanciales antes mencionados no sustituyen lo principal, la esencia de nuestros actos litúrgicos, principalmente la presencia real de Cristo.

Continuará…